15-5-2011, partidos, obispos…

Yo vivo en Madrid. No me gusta especialmente la Puerta del Sol, ruidosa y gris. Los alrededores sí: bares, librerías, cines, los restos (pocos) de la época medieval, de la etapa de los Austrias,… Pero ver a miles de personas concentradas en la Puerta del Sol me ha gustado. Por una vez, la movilización era más numerosa que en Barcelona. Por una vez, a diferencia del 1º de mayo, por ejemplo, no eramos “los de siempre”.

Dicen los partidos mayoritarios y algún obispo que no entienden “de que va esto”. En esta cuestión, si no entiendes de que va esto, eres parte del problema.

Porque no hay que ser un lince, ni haber estudiado en Princeton, Yale, Oxford, Cambrige, La Sorbona,… ni siquiera en la Complutense o en la UNED, para darse cuenta de que esto va de que hay gente que está harta. De hecho casi todos estamos hartos. Los hartos somos la inmensa mayoría.

Unos de estar parados. Otros de trabajar en precario. Otros de la explotación. Otros de esperar una operación. Otros de que no haya plazas en las escuelas de educación infantil públicas. Otros de que tampoco haya plazas, pero esta vez en las residencias de la tercera edad. Otros de la subida de las tarifas eléctricas, o de los productos básicos, o del transporte. Otros de la subida del IBI. Otros de que estudiar no les haya servido de nada. Otros de que en su Caja de Ahorros, los directivos la hayan liado parda y encima no solo no les despidan sino que se quedan. Otros de que no podrán jubilarse, o de que tengan que hacerlo a los 67. Otros de los recortes en servicios sociales. Otros de lo barato que es el despido. Otros de lo innacesible de la vivienda. Podríamos seguir, pero sería largo.

Prácticamente todas las personas a las que conozco están en alguna de las categorías anteriores. Y eso que no tienen que enseñar su DNI a la policía a la salida del metro. Porque siempre hay otros que están peor, los que no tienen “papeles”. Estos también están hartos.

Yo también estoy harto. Sobre todo porque tengo dos hijos, y veo mi futuro negro, pero al menos a mi me dio tiempo de ir a la universidad, comprarme una casa, casarme… El futuro de mis hijos lo veo mucho más negro. Y me jode, y mucho.

Estoy harto porque nos han robado. Nos han robado para salvar una banca que ha financiado brillanteces como un aeropuerto en Ciudad Real (a 50 minutos en tren de Madrid, brillante, sí señor); nos han robado para salvar a una banca que tienen sucursales en los paraísos fiscales; nos han robado, y mienten para justificarlo, nuestras pensiones futuras; nos han robado la educación y la sanidad pública; nos han robado cuando privatizan, como han hecho con el Canal de Isabel II. Nos han robado la universidad y la investigación públicas; nos han robado la política, la participación ciudadana. Hasta nos quieren robar las calles.

Nos han robado la democracia, la ciudadanía y la soberanía, que según dice la todavía vigente Constitución, reside en el pueblo español, pero que parece que reside en los “mercados”, que no están sujetos a ningún mecanismo de control, no ya democrático, sino decente.

Parece que ni el Partido Popular, ni el PSOE, ni monseñor Algora, obispo de Ciudad Real, saben de qué va esto. Quizás es porque, como digo, ellos forman parte del problema.

Un saludo.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario