2020 errores

SÓLO faltan cuatro días para que las televisiones nos bombardeen con el inevitable espectáculo de la paranoia olímpica, y probablemente aún no nos hemos hecho la pregunta fundamental: ¿Para qué diablos queremos unas olimpiadas en este país, con la ruina que tenemos? La ciudad más endeudada de este país, más de 8.200 millones de euros, se lo juega todo a una carta, la de Madrid 2020, y en ella nos embarca a todos los españolitos que seríamos colaboradores imprescindibles.

En 1976 Montreal celebró las XXI olimpiadas. Al acabar las mismas dijo Claude Charol, su ministro de deportes: “Es una herencia monstruosa, nacida de un gasto desaforado, que no tiene justificación social ni realidad económica”. Montreal necesitó 30 años para hacer frente a unos 1.000 millones de dólares de deuda, más de ocho veces lo presupuestado, con dramáticas subidas de impuestos. Y así, en los últimos 50 años, sólo la ciudad de Los Ángeles en 1984 ha declarado beneficios tras la realización de unos Juegos (sólo usaron las infraestructuras existentes). Londres 2012, Pekín 2008 o Atenas 2004 han resultado aventuras calamitosas económicamente, sus presupuestos iniciales se doblaron y las previsiones de ingresos ni se rozaron. Y para seguir aprendiendo de los errores de los demás, un informe de la Universidad de Oxford cifra en un incremento del 174% el costo medio de organizar unas olimpiadas. La historia, como podemos observar, se empecina en decirnos que la aventura olímpica no es rentable, ¿podemos permitírnoslo?

Los defensores de la candidatura hablan de la modernización y pujanza turística que podría adquirir la ciudad, poniendo como ejemplo el caso de Barcelona 92, donde por cierto, los beneficios se han calculado haciendo un balance prorrateado y optimista, olvidando la infrautilización de muchas sedes y otras cuestiones. Al final Madrid sigue la estela de otras ciudades que han usado magnos eventos como señuelo para que “millones” de extranjeros vengan a la city. Un planteamiento arriesgado viendo tanto los resultados cosechados como la honestidad y eficacia de nuestros dirigentes; sólo la famosa Caja Mágica costó cerca de 300 millones de euros, el doble de lo previsto.

Tampoco hay un plan sobre qué se haría con la sobredotación de la ciudad ni qué inversión se va a hacer en deporte base.

Tengo claro que la elección de Madrid sería repetir un error, una respuesta vieja para replantear nuestro fallido modelo de desarrollo. Además podríamos ver una coincidencia lamentable, la inauguración de unas olimpiadas junto a Eurovegas. ¡Hagan juego señores!

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario