5.778.100 parados y el jamón ibérico

Hola a todos…

5.778.100 es el número de desempleados registrados en la EPA del tercer trimestre. Cifra que no refleja plenamente la realidad laboral, porque no recoge el número de personas con un contrato a tiempo parcial o con un contrato temporal. U otras realidades que no se pueden cuantificar, como la ansiedad de no saber si el próximo año se tendrá trabajo (recortes en el sector público, EREs,…), O el empeoramiento general de las condiciones de trabajo, bajo el síndrome de ·”es lo que hay, si queréis lo tomáis, sino…”.

Ningún gobierno, de ningún signo político, en Europa ni en Nortamérica lucha contra el desempleo. Y esto desde los años setenta. Entre tener que controlar la inflación y el paro, los gobiernos hace mucho tiempo que optaron por luchar contra la inflación. Bastaría el desarrollo de los servicios públicos (la atención a la dependencia generaría, según dicen, unos 400.000 puestos de trabajo) para que nos acercáramos al pleno empleo.

Tampoco se preocupan mucho los que nos gobiernan, sea al nivel de la Administración que sea, por el empleo porque no es una de sus preocupacioes personales. Mucha empatía y responsabilidad hay que tener para solucionar algo que no te afecta. Ejemplos a cascoporro, porque entre la política y la empresa privada se construído una puerta giratoria: Felipe González en el consejo de adminitración de Gas Natural; Aznar en el Endesa; el ministro de defensa Morenés, viene de la industria del armamento, y a ella volverá, sin duda, cuando sea cese… Uno, mal pensado que soy, sospecha que, estando en los cargos políticos de decisión, pueden gestionar lo público no en pos del bien común, sino pensando en quienes financian las campañas electorales y el funcionamiento de los partidos, y en su futuro personal en el sector privado. Vamos, que están más pendientes de las 1800 personas que, en España, manejan el 80% del PIB, que del resto de la población.

5.778.100 muestran que las políticas económicas de quienes nos han gobernado, con indiferencia de partidos y administraciones, nos llevaban y nos llevan camino del desastre. La especulación, el dinero del ladrillo sobre el que Aznar asentó su programa económico que nos llevó a ser la octava potencia mundial (de coña, si no fuera dramático), ha afectado hasta el jamón ibérico. Porque el dinero que manaba de la construcción acabó siendo invertido, por ejemplo, en la industria del jamón ibérico. De manera que se produjo una sobreproducción que ahora espera en los secaderos la putrefacción.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario