A cuchilladas

A cuchilladas andan por las calles. La violencia en nuestro barrio, en nuestra calle. Fuera de control. Ahora pedirán más policías: pero eso nunca sirve, la presión policial no acaba con la violencia larvada. Nadie quiere una calle insegura, con navajazos nocturnos, con broncas pandilleras, con robos y agresiones. Pero esta violencia viene de atrás, los jóvenes que hoy se matan son a los que ayer enseñamos a usar la violencia como estrategia, los que se criaron sin aprender los límites, sin saber siquiera que existían límites. No hay culpables, o no merece la pena buscarlos. Pero convendría aprender la lección, y no repetir los errores en generaciones venidera. No es casual: una sociedad miedosa y violenta es mucho más rentable en todos los sentidos. Para unos cuantos. Pero menos habitable para sus ciudadanos. La seguridad basada en la represión y la presión policial es ficticia, frágil. La seguridad real se construye sobre valores, y los valores no se improvisan, no se compran, no se fijan por decreto. Se generan desde abajo, y desde ya. Y, curiosamente, depende de nosotros.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario