A la calle

Se dice pronto, pero las personas que piensa despedir la empresa de ropa y calzado deportivo Nike en Indonesia son, nada más y nada menos, catorce mil. Me dirán que no es exactamente así, que lo que hacen es cancelar la contratación de servicios a empresas que, por tanto, se ven obligadas a despedir a catorce mil personas, pero, vamos, que todas ellas se quedan en la calle. Merece detenerse en el tema -los trabajadores de Fertiberia ven ahora peligrar su puesto de trabajo, sin que eso suponga la restauración del problema medioambiental que han generado sus jefes, y saben de que hablamos- porque un sólo despido trae consigo una ruptura, tan fuerte para la persona que lo sufre, que puede llevarla a situaciones muy graves. El tipo de empresas del que estamos hablando se convierte en un ente tan poderoso, tan ajeno a todos los controles, tan inmune a las responsabilidades que generan su actividad, que resulta tan grotesco este espectáculo, tanto más cuanto más vemos a sus altos ejecutivos jactarse del aumento de los beneficios, de su entrada en las listas de los más ricos. Luego vendrán las campañas de lavado de imagen, la promoción por parte de reputados deportistas que participan en fundaciones solidarias por medio mundo, pero que no se preocupan de las causas de la miseria, por si acaso descubren que sus honorarios se pagan con lo que se ahorraron con los despidos.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario