A vueltas con el botellón

Los vecinos de la Merced andan indignados porque tienen que soportar ruidos y basura durante el fin de semana como consecuencia de los botellones que organizan los jóvenes en la Plaza y sus alrededores. Algo parecido les está ocurriendo a los vecinos del Barrio Obrero. Parece que la Ley Antibotellón sirve de poco. A pesar de las denuncias interpuestas, los jóvenes siguen dando la espalda a dicha Ley y siguen conservando vigente la “costumbre” de beber en la calle, de ensuciar la calle, de molestar a los vecinos con músicas varias, voces y ruidos constantes, de jugarse la vida coduciendo borrachos. Las autoridades municipales hablan de concentrar los botellones junto al Nuevo Colombino, pero eso no parece gustar a nuestros jóvenes, que siguen pensando que el ocio sólo puede desarrollarse con una copa en la mano, y con una música estridente. Es cierto que no hay muchas iniciativas para que nuestros jóvenes entiendan la diversión de otra manera, pero no lo es menos que las pocas que ha habido no han tenido éxito. Algo habrá que hacer, si embargo, para que puedan convivir el derecho a la diversión y el derecho al descanso y al sueño.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario