Adiós compañero

Se nos ha muerto Juan Antonio Cebrián, ese coloso de la comunicación, ese corresponsal de la historia, el aventurero de lo misterioso, el que supo hacer de un programa de radio una comunidad fraternal de personas que, sólo por el mero hecho de escuchar La Rosa de los Vientos, podían llegar a sentir lo mismo. Dimas me llamó para darme el pésame porque él, como miembro de esa comunidad etérea pero fiel, también sabe que se nos ha ido demasiado pronto un especialista en el arte de sacarle el jugo a la vida. Muchos comentarios y unánimes he escuchado sobre su vida y obra, hasta “el Tomate” se ha acercado a su funeral y no se ha atrevido ni con media ironía porque se ha encontrado una legión de fieles intachables. Pero la definición que mejor describe a nuestro compañero Cebrián es la de “hombre bueno”, así de simple, así de profundo.

Puede parecer exagerado, llorar por una voz a la que nunca has conocido en persona, pero no quiero renunciar a trasmitir el sentimiento de tristeza que me produjo enterarme de su repentina muerte, en la madrugada del Sábado cuando estaba esperando para escucharle una vez más en sus historias de espías, de leyendas urbanas o de ecología. Que allá donde te encuentres estés encantado y feliz como una lombriz, nuestro amigo y compañero Juan Antonio Cebrián.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario