Al límite

El Banco de España empieza a mostrar su preocupación por el alto grado de
endeudamiento que las familias medias están soportando en la actualidad.
Todos sabemos que el mayor responsable de esa cada vez más pesada carga
económica es el obsceno precio de la vivienda, que ha llegado a duplicarse
en sólo seis años. Pero, al contrario de lo que podría pensarse, las casas
que más se venden no son las más baratas. Y es que ya no nos conformamos
con lo más económico, no queremos privarnos de nada. Definitivamente se ha
instaurado la “exigencia” del vivir por encima de nuestras posibilidades.
Porque además de la casa están los complementos, la decoración, la ropa,
las vacaciones, los caprichos… toda una lista interminable de
tentaciones a las que no estamos dispuestos a renunicar y para las que se
nos dan muchas facilidades de pago, a amortizar en cómodos plazos, aunque
raras veces nos expliquen que al final vamos a devolver mucho más de los
pedimos por los intereses.

El resultado de esta espiral es impredecible, algunos ya lo comparan con
la Argentina pre-corralito. Pero lo más triste es que semejante grado de
endeudamiento ejerce un efecto narcótico a nivel social. Cuando se vive
tan al límite pocos se arriesgan a reivindicar mejoras laborales o
comprometerse en acciones de trasformación social. Perder el trabajo es un
riesgo que no se puede asumir cuando para poder comprar a crédito lo
primero que nos piden es la nómina.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario