Alan, Presidente del Perú

El nuevo presidente del Perú será Alan García. El histórico partido Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), fundado el 7 de mayo de 1924 en México por el peruano Víctor Raúl Haya de la Torre, vuelve al poder.

LOS ANTECEDENTES
Alan,un limeño nacido en 1949, ya fue presidente de La República Peruana en 1985 siendo el más joven mandatario constitucional con 36 años. Llegó en 1985 al poder lanzando al aire su proclama “{Gobierno para todos los peruanos}”. Puso en práctica una forma de gobernar que llamó la cuarta vía; ni neoliberal proestadounidense, ni socialista cubana, ni revolucionario-militar, una vía que se demostró inútil a todas vistas ya en 1987. Los subsidios a todos los sectores, los créditos a interés cero y el control de los precios llevaron a la ruina a las entidades financieras, a la industria privada y dejó sin liquidez al Estado. La evasión fiscal y la fuga de las reservas de divisas, llevó a García el 28 de julio de 1987 a nacionalizar todas las entidades bancarias del país y a prohibir las operaciones de cambio de moneda fuera de las instituciones públicas. Esta intervención económica fue vista como una dictadura económica por muchos sectores de su país, fundamentalmente el empresariado y la clase media que vio peligrar su poder adquisitivo. Además los sindicatos empezaron a dudar de las medidas del joven presidente y también se echaron a la calle. Las denuncias de enriquecimiento y desfalco no tardaron en llegar. La situación económica desastrosa del País provocaron la victoria de Fujimori en 1990, un desconocido que huía del perfil político clásico y desencadenó la acción judical contra Alan García. El 5 de abril de 1992 García se zafó por muy poco del comando militar enviado para arrestarle en su domicilio de Lima. Según su testimonio, se defendió a balazos y consiguió huir por las azoteas de su vecindario. Durante dos meses permaneció oculto en Lima hasta que el 1 de junio se acogió en la embajada de Colombia y al día siguiente partió al país vecino en un avión militar fletado por el presidente César Gaviria. Fue acusado de recibir sobornos de empresas extranjeras, enriquecimiento indebido y de sumir al país en la más absoluta bancarrota, García fue declarado reo contumaz y se ordenó la captura internacional.
Con la caída de Fujimori, en Enero de 2001, la Corte Suprema concluyó que las causas pendientes contra García habían prescrito y anuló las órdenes de detención en su contra. García volvió al país y además regresó a la presidencia del partido Aprista. Algo que a muchos pareció increíble.

EL RETO, UN PAÍS EMPOBRECIDO
Pocas personas con un criterio político serio habrían defendido la presidencia de García 15 años después y con tantos nubarrones a su espalda. Pero la situación creada con un contrincante como Ollanta, que coquetea con el discurso belicista en un país cansado de sufrir, ha hecho que la mayoría se decante por el “más vale malo conocido”. García retorna al poder tras vencer a Ollanta en una ajetreada segunda vuelta y con una larguísima etapa electoral. Recogerá un país con serios problemas económicos y sociales, fundamentalmente hastiado de otros cinco años de promesas incumplidas. Toledo se va con la popularidad por los suelos pero dejando, eso sí, un Tratado de Libre Comercio firmado con EEUU y además un enfrentamiento muy peligroso con Bolivia y Venezuela.

EL FUTURO, EL DIÁLOGO
Con este panorama, la Asociación Civil Transparencia ha invocado a los ciudadanos, medios de comunicación y políticos a buscar el diálogo y entendimiento que permitan garantizar la gobernabilidad. Tras un domingo electoral, según parece limpio y transparente, que ha permitido la libertad de sufragio, se abre otra legislatura para el cambio. Perú necesita para salir de la cueva la unidad nacional, la inclusión social como objetivo preferente, un gobierno serio y austero y un presidente maduro, justo y trabajador. Además García necesita aprobar este reválida para que su pueblo renazca a la esperanza. No va a tener fácil encontrar un camino que aún no ha conocido, ni como mandatario ni como presidente de su partido: el del consenso. Consenso entre su gobierno y la oposición y entre el pueblo andino y el criollo. Confiemos en que la historia diga que García en su segunda legislatura fue un presidente digno para el Perú. Si no es así, estaremos aquí para denunciarlo.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario