Alimenta una esperanza

Bajo el lema Alimenta una Esperanza, la Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, pone todos los años en marcha su campaña de recogida de alimentos, material escolar y material sanitario. Todo lo recogido posteriormente partirá en la Caravana Andaluza por la Paz hacia los campamentos de refugiados saharauis en Tindouf, en el desierto de Argelia. La situación en estos campamentos es cada vez más difícil. Por un lado, la población se enfrenta a un sentimiento de frustración originado por los más de treinta años de destierro, que está provocando en las nuevas generaciones una impaciencia por acabar con la situación a cualquier precio, incluso a costa de sus propias vidas. Por otro lado, durante estos últimos años se ha visto como la ayuda internacional iba menguando, fruto de la actual crisis que nos asola.

Pero en tiempos de crisis no podemos permitir que el concepto de solidaridad sea menospreciado, ni entre nosotros, ni con los más alejados. Todo lo contrario, estos son tiempos en los que debemos afianzar nuestras fuerzas populares, arrebatando al sistema la capacidad de aislarnos en nuestras desgracias individuales. No podemos quedarnos parados, hemos de levantarnos y luchar generando cambios, pero no hemos de perder nunca de vista que la lucha no es entre nosotros. Y mientras tanto es imprescindible la ayuda humanitaria y la cooperación, esa que impide que a un pueblo le asole la tragedia.

Son los gobiernos los que deberían moverse por principios, pero debido a que estos la mayoría de las veces en realidad se mueven por interés, es obligación nuestra presionar y empujarles para que termine de una vez lo que nunca habría empezado si de verdad existiese la corresponsabilidad internacional y esta no estuviese condicionada por los poderes del mercado .

Existen muchas formas de dar y de recibir, y el simple gesto sencillo de donar un kilo de comida puede convertirse en la semilla que haga germinar la libertad de un pueblo que lleva ya muchas décadas sufriendo vejaciones. Pero ese kilo de comida también puede ser simplemente una forma de lavar la conciencia, una justificación para no hacer nada y por tanto un gesto cómplice. En nuestros actos van implícitas nuestras intenciones, podemos estar alimentando la resignación si al dar no nos planteamos sentirnos responsables de la realidad de quienes reciben. Sin embargo con un simple kilo podemos estar nutriendo la esperanza y la resistencia que en cualquier momento puede brotar de manera imparable.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario