Amor y Memoria

La novia se engalanó y fue en busca de su prometido. Se habían citado en la puerta, sin prisas, nerviosos y felices entraron de la mano. Fue un baño público de amor. No es habitual, y por eso es memorable. Uno al lado de la otra se dijeron te quiero sin tapujos, lealmente, frente a su familia, a sus amigos, a la autoridad que oficiaba. Y nos invitaron a bucear en la nostalgia vivificante que les había llevado allí: en el cariño heredado de sus padres, de sus abuelos; en sus opciones vitales; en sus dificultades, en sus lamentos y estupideces, en sus éxitos; en la belleza del mundo demostrada con su compromiso público. Se habló de amor, de amistad, de felicidad, y durante un tiempo los titulares endemoniados desaparecieron. Huyeron las guerras envenenadas y las venganzas, los fascismos escondidos, hasta el cambio climático agónico. Nos despertaron del interesado anochecer, nos recordaron que era posible. Gracias por la memoria. ¿Y usted? ¿Cuándo se dio el último baño de amor?

Nos están robando la memoria ahogándonos con las penurias de lo inminente, robándonos sin darnos cuenta, asustados, pero hay otro mundo ahí, detrás y delante, aguardando el despertar.

Eduardo Galeano dijo en febrero de 2003: La humanidad está harta de que sus asesinos la usen de coartada. Y está harta de llorar a sus muertos al fin de cada guerra: esta vez quiere impedir la guerra que los va a matar. Salimos a la calle miles, millones, a darnos un baño de amor diciendo no a la guerra, fue posible. ¿Se nos olvidó?

Fernando Colomo ha rodado para el movimiento 15 M de Madrid, concretamente para el Grupo de Salud, un anuncio llamado “tijeras” contra los recortes en la sanidad pública. El 15 M ha conmovido a la sociedad española. Fue ayer, fue posible, ¿cómo se nos puede olvidar?

En el año 1974 Jigme Singye Wangchuck, un príncipe butanés de sólo 18 años, dijo en su discurso de coronación, dándose un baño público de amor: “La felicidad interior bruta es mucho más importante que el producto interior bruto”. Desde aquel día instauró la filosofía de la felicidad interior bruta como el eje de la política de su país. ¿Cuánto hace que no escuchamos a un político dándose un baño de amor?

Fora do Eixo (Fuera de eje), es una floreciente corriente cultural brasileña que se ha empeñado en cambiar su modo de vida sin esperar a que el mundo cambie. Distribuidos en todo Brasil, quienes participan de esta experiencia utilizan el trueque, ponen el dinero ganado en una caja común, toman decisiones de forma asamblearia y promueven la igualdad de género en las tareas domésticas y en la participación pública. Van forjando un nuevo mundo. Es posible.

Nos están robando la memoria ahogándonos con las penurias de lo inminente, pero ya hemos experimentado otro mundo.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

1 Response

  1. Anónimo dice:

    precioso y estimulante

Deja un comentario