Andalucía

Bajo aquel sol generoso, sentado a la sombra de un olivo, se sentía parte de aquella tierra. No había sido nunca muy de patrias ni banderas, pero era consciente de que es inevitable echar raíces, y él las estaba echando allí. Y no estaba mal: buena gente, buen clima, horizontes amplios en todos los sentidos, también sus defectos, claro, pero dónde no. Se sonrío recordando a sus hijas cantando el himno andaluz aprendido en el colegio, y agitando entusiasmadas las banderitas. Ellas sí eran, definitivamente, de esta tierra, aunque la mayor había nacido en Mali. Y sus amiguitas de clase, polacas, y marroquíes, y ecuatorianas, también eran de aquí: andaluzas. La patria es un invento curioso: ritos, banderas, dialectos… todo tan frágil. Al final son las raíces las que deciden de qué pequeño rincón es cada cual. Bajo aquel sol generoso, sentado a la sombra de un olivo, tarareo con torpeza el himno de andalucía.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario