Año nuevo…

{{… política nueva}}

A Huelva la representarán en
Madrid caras bastante
conocidas por su trayectoria
política, pertenecientes por su
insistente representación a esa
“clase política” tan criticada en
estos últimos años. Mi duda
con respecto a ellos es si son
gente apasionada: si poseen el
entusiasmo suficiente para
construir sociedad; si huirán de
la arbitrariedad y se
desgarrarán con el sufrimiento
de los “últimos” de sus
vecinos. Nuestros congresistas
y senadores en la última
legislatura no han destacado
por la contundencia de sus
propuestas, han pasado
bastante desapercibidos ¿Qué
vamos a encontrar en este
nuevo periplo? ¿Habrá
promoción de políticos
apasionados? viendo cómo se
reparte el liderazgo parece
complicado, pero con el
antecedente del salto de la
sociedad civil para estar a la
altura de las circunstancias
(movimiento antiglobalización,
foros sociales, indignados y
acampadas), es de esperar que
sea ahora sea la clase política,
o mejor esos apasionados
políticos, quienes planten cara
al capital, a la mentira, al
desánimo y a la guerra. Ojala
se cumpla aquello de año
nuevo, política nueva.

{{… economía nueva}}

Me van a permitir ustedes un
poco de optimismo en un
terreno inhóspito: el
económico. Pero para ello les
pido que tuerzan la mirada, que
dejen de mirar hacia arriba:
que si el euro, que si la deuda…
Les pido que fijen la mirada a
una altura no superior a su
posición social. Y es que, a ese
nivel, se están gestando
infinidad de iniciativas que
pueden ser la semilla para un
modelo de relaciones mucho
más justas, mucho más
respetuosas y que utilizan
como unidad de medición la
felicidad de las gentes:
iniciativas de trueque, banca
ética, comercio justo, grupos
de autoayuda financiera,
cooperativas de consumo,
huertas ecológicas, iniciativas
urbanísticas sostenibles,
empresas de inserción… Todo
eso está pasando. Todas ellas
están creciendo y plantan
delante de nuestras narices la
visión de otra economía
posible. No esperemos
soluciones llovidas del cielo,
porque es seguro que no van a
regalarnos nada. Ojalá que el
2012 sea el año en el que
consigamos dar esquinazo al
sistema en crisis: el
capitalismo. Porque hay
alternativas, sólo hay que
buscarlas.

{{… ciudadanos nuevos}}

Con los mismo mimbres saldrá
un canasto igualmente frágil.
Lo de la crisis como
oportunidad suena a topicazo,
y en estas fechas los topicazos
sobran. Así que mejor pensar
que tenemos que cambiar, sí o
sí. Que de esta crisis han de
salir ciudadanos nuevos, más
responsables, más
participativos, más generosos,
más acogedores… Las
debilidades del sistema, no nos
engañemos, son las nuestras,
igual que nuestras son sus
perversiones, sus engaños. Para
construir una sociedad mejor
necesitamos cambiar muchas
cosas, educar en valores,
cambiar las prioridades,
aprender mucho y rápido de las
heridas del planeta. Está en
juego nuestra supervivencia
como especie, pero si eso no
les basta: nos jugamos también
nuestra felicidad a corto y
medio plazo, porque este
mundo no deja demasiado
margen para la satisfacción, y
que duda cabe que la
aspiración más legítima del ser
humano es ser felices, disfrutar
de la vida, reir a carcajadas,
abrazar al de al lado, descansar,
amar, soñar… Nada de eso
parece proponerse desde el
pensamiento dominante. Así
que: año nuevo, ciudadanos
nuevos.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario