Apóstatas

Los [apóstatas->http://es.wikipedia.org/wiki/Apostas%C3%ADa] están de moda, dicho con todos mis respetos. [Cada vez hay más gente->http://www.apostasia.es/es/index.php] preocupada por ser coherente con una opción tan personal como la fe, que no quiere que su nombre forme parte de las listas que maneja la iglesia –en particular la católica, digámoslo claro- para computar a sus fieles. Intuyo, además, que, como el asunto del bautismo sigue siendo una ceremonia más social que religiosa, con los años se incrementará el número de apóstatas, y deberíamos verlo con la naturalidad propia de una sociedad tolerante. Pero parece que en algunos lugares lo de apostatar debe ser algo así como una salida del armario. O al menos, eso da a entender Servando Torres, un muchacho de Aracena que ha hecho público en un periódico su deseo de ser apóstata, y también su temor por lo que dirán de él en su pueblo y por el disgusto que se llevará don Longino, el cura. Tengo claros los motivos del diario para publicar una historia como ésta, pues seguramente las informaciones que desacrediten a la iglesia entren dentro de su línea editorial. Pero los motivos de Servando no son tan transparentes: si no quiere que se enteren en Aracena, ¿por qué lo proclama? Y si se niega a que la Iglesia utilice su nombre para sus propios intereses, ¿por qué lo acepta de un medio de comunicación?

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario