Armas sin control

Paseando por la calle Concepción me encontré con un grupo de gente que me inquietó. Informaban a los que paseábamos de un asunto que poco tenía que ver con temas municipales, locales o provinciales. Y al principio me molestó: tanta preocupación por lo que ocurre lejos de nosotros… Luego levantó mi curiosidad, estas personas eran de las delegaciones de Huelva de las organizaciones Intermon, Amnistía Internacional y Greenpeace, que tienen reputación de serias. De hecho me alegró que en Huelva tuviéramos por fin delegaciones de estas organizaciones. “Se va a votar una ley de control de armas”, me dijo la persona que me informaba, “pero se va a perder la oportunidad de hacer algo que sirva para controlar el destino de las armas que se fabrican en nuestro país”. “Imagínese”, continuó, “que aquí se permite vender armas al primero que las pida, sin verificar si hay algún problema que impida un correcto uso de las mismas. Pues eso es lo que sucede con las armas que se fabrican aquí: que en muchas ocasiones terminan en países en conflicto”. Me llevé un folleto para firmarlo, medité sobre el asunto, busqué más información, me pregunté que porqué siendo este un asunto tan importante no ha ocupado las portadas de los periódicos. Aunque, pensé, más importante sería plantearnos porqué se fabrican armas y no el recorrido que estas hacen. Al final terminan usándose.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario