Ayuntamiento de saldo

El Ayuntamiento de Huelva está de saldo. Se asemeja mucho a esas tiendas que ponen esos carteles de liquidación por cierre. Después de de haber liquidado todo lo liquidable, después de deber lo que no se sabe, el equipo de gobierno del PP ha decidido privatizar lo poco que quedaba. Hemos asistidos atónitos a la manera en la que se privatizaba Aguas de Huelva. Hace apenas dos años de aquello y ya nos han subido el agua cinco veces. La última subida tuvo lugar en el Pleno del miércoles pasado, un 4,1%. Ahora el ayuntamiento onubense, al que ya no le queda suelo público, ha decidido poner a la venta el poco que le quedaba. De ese pleno han salido propuestas para privatizar el cementerio, el Palacio de los Deportes y el Polideportivo Andrés Estrada.

Está claro que esta gente de la derecha no respeta nada, ni siquiera a los muertos. Están privatizando el sistema público de salud, hemos de pagar las medicinas, ya se habla del copago hospitalario. Bueno, pues si usted pensaba que lo mejor era morirse, olvídelo, porque también privatizan los Campos Santos. Ya mismo veremos letreros y carteles de inmobiliarias, ofreciendo una buena tumba con vistas a la ría, con mármol de Carrera y aire acondicionado y, por supuesto, aparcamiento privado. Pero si usted decide cuidar de su salud y no pasar por hospitales que le sacan un riñón para curarle de cualquier enfermedad y decide hacer deporte, olvídese también de algo público y popular, también quieren vender el “Andrés Estrada”, después de lo gastado en su remodelación y acondicionamiento, y la joya de la corona: el Palacio de los Deportes, esa infraestructura que se vendió como un logro de Pedro Rodríguez y su equipo de gobierno,, para que el club de baloncesto de nuestra ciudad jugara un año en la ACB… Quien quiera deporte que se lo pague.

Como decía una canción del musical “Gospel” : “Han racionado el aire, han secuestrado el sol, los ricos tienen todo menos nuestro dolor”. Es el desmantelamiento de lo público, del Estado Social. En Huelva ya no queda nada que entregar a manos privadas. Ya no tenemos nada. Bueno sí, nos quedan los parques, aunque a este paso, nada nos extrañaría, que don Pedro y sus adláteres, los entregaran también a manos privadas y ya que tiene puertas, nos cobraran la entrada por pasear con nuestros hijos o por sentarnos en algún banco público a leer un libro o el periódico. Tiempo al tiempo.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario