Bajar a las bodegas

Parece ya muy lejano, un acontecimiento histórico que empieza a difuminarse. Era imprescindible superar aquello para seguir viviendo. Pero superar no es olvidar, ni obviar. Después vinieron otras cosas: los marines desembarcaron en Afganistán, luego en Irak, nuestros trenes saltaron por los aires, las libertades se recortaron en todo Occidente, Israel aprovechó la confusión para apretar el nudo sobre Palestina… ha llovido mucho desde entonces. Podemos decir que el mundo es otro desde aquello. Pero creo que seguimos empeñados en alcanzar el futuro de manera inconsciente y unilateral. No queremos saber el por qué de lo que pasó, de lo que pasa. No queremos profundizar en las razones para tanto odio, tanta ira. Es como un barco que amenaza con hundirse, pero nadie quiere bajar a las bodegas a buscar la vía de agua. Preferimos seguir navegando, disfrutando en cubierta, antes que enfrentarnos a un futuro incierto. Tenemos, hoy, más miedo que entonces, pero no más respuestas. Nos aferramos a eso de la “guerra de civilizaciones” porque lo simplifica todo: es una cuestión de bueno y malos, nada más. A costa de todo eso nos dejamos cachear y lo que haga falta. Los extremistas de una y otra parte se han crecido, han visto que el miedo es rentable, que nadie bajará a las bodegas. Y han hecho el Agosto. Con tanta prisa, con tanto barullo, con tantas guerra, se nos ha olvidado lo único que puede salvar al mundo del caos: pensar y aprender de la experiencia. Si no somos capaces de comprender el mundo tampoco podremos gobernarlo.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario