Bandos, toros y sexo

Ya han terminado los sanfermines, repaso los mensajes del último mes en mi teléfono y me encuentro con dos bandos que prácticamente ni se tocan ni se hablan. Saco algunas conclusiones con mi sociología patatera: dos bandos que se autocomplacen, se autodoranlapíldora y se autoalimentandeargumentos. Posiblemente las dos Españas de Machado: una a la que le gustan los toros, cristiana, apostólica y romana, que apuesta firmemente por la unidad territorial, por las tradiciones, que se siente amenazada por la incursión de costumbres venidas del sur y muy preocupada por lo que pasa en Venezuela y, en consecuencia, por Podemos… La otra, la progresista, la que apoya el Día del Orgullo Gay, la que no siente pasión por la fiesta nacional o incluso la desprecia y milita contra ella, la que no le preocupan los separatismos pero sí los recortes en Sanidad, Educación o Dependencia. La una comparte videos y escritos de Jiménez Losantos, Ojeda, Inda o Antonio Burgos, la otra difunde los de Anonymous, Wyoming o Gabilondo. Las raras veces que unen fuerzas, por ejemplo, compartiendo “hastag” como #IFDoñana terminan discutiendo sobre si la culpa del incendio la han tenido Rajoy, Carmena, Felipe González o Maduro.

Posiblemente este sea un retrato en blanco y negro, sin grises siquiera y haya muchos mas matices de los que parece.

He de reconocer que yo me siento más cercano a los segundos que a los primeros, pero me resultan importantes esos matices: que defienda la igualdad del colectivo LGTB no quiere decir que votara a Carmena (entre otras cosas porque no vivo en Madrid) o que suscriba todo lo que dicen en la Sexta. Reconozco que me preocupa más -muchísimo más- el acoso sexual y la cultura de la violación que se transmite tantas veces en torno a los sanfermines que el decoro de los participantes en el Día del Orgullo Gay pero eso no me hace justificar que nadie se orine en el portal de nadie.

Creo que hay que luchar contra las desigualdades, contra el cambio climático… a favor de la diversidad, del respeto… y, paradójicamente, en esas luchas me veo enfrentado a mucha gente que no comparte mis objetivos o que entiende que el camino para alcanzarlos es distinto al que yo sigo. Difícil encrucijada la que tenemos, difícil se pondrá la convivencia si este frentismo se mantiene, si cada uno nos mantenemos en nuestra facción sin escuchar nada de los argumentos del otro. Difícil va a ser.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario