Bendita Navidad

La Navidad, inventada por los cristianos para ponerse en lugar del hombre pobre, del niño malnacido, ha sido denigrada en su significación hasta límites increíbles. Y ya no sólo por la autocomplacencia del consumidor sin conciencia, sino por haber sido elegida como escenario para lanzar mensajes antagónicos a su sentido. Dyck Cheney, el vicepresidente de Estados Unidos, justificaba ufano estos días las técnicas de tortura de Guantánamo por “el bien de todos”. Igualmente, nuestro gobierno anunciaba que reformaba la ley de extranjería por “el bien de todos”, endureciendo las condiciones para la reagrupación familiar y elevando plazos de internamiento. Mensajes navideños, de la nueva y bendita Navidad, que deberíamos recoger y analizar, y pensar si también son nuestros. La rancia costumbre navideña de insuflar aromas interesados de afectación y melancolía, allanando el camino al consumo embotado y desorbitado, puede dar paso a la de justificar actitudes que violan a todas luces los Derechos Humanos. Bendita navidad, pobre navidad. Habrá que decidir con cuál nos quedamos, no sea que la elijamos sin darnos cuenta.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario