Bien común o tapadera

Muchos iniciaron su viaje en política y olvidaron meter en la maleta la ética. O la llevaban, pero tan pequeñita, tan canija, que se esfumó a la primera de cambio. Ahora están ahí, satisfechos, inamovibles, tan ausentes de cualquier ética que provocan, en la mayoría de los ciudadanos, asco y desasosiego. Claro: hay mucho político decente y currante. Si no fuera así esta sociedad hace tiempo que habría saltado ya por los aires. Pero los mangantes, los prevaricadores, los que hacen negocios personales desde los despachos públicos, todos esos han hecho un mal irreparable: han desprestigiado la función política, uno de los pilares de nuestra sociedad. La ética no puede ser una anécdota entre nuestros dirigentes, a izquierda y derecha, la ética ha de ser asignatura obligatoria, elemento irrenunciable, el blindaje necesario para que estos señores que gobiernan mantengan el bien común como su tarea principal, y no como la tapadera perfecta.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario