Bienvenido Mr. Putin

Se bajó del coche y nuestro jefe del Estado le dio un efusivo abrazo. En su rostro se reflejaba el invierno ruso y su mirada parecía perdida como si no diera crédito a tanta lisonja. Pero ya se sabe que cuando se tienen o se controlan importantes reservas energéticas, todo se perdona. Putin nos ha visitado, y pocos recuerdan su pasado más que enturbiado por las masacres de la segunda guerra de Chechenia. Camuflada como una simple operación antiterrorista contra los campamentos guerrilleros dentro del territorio checheno, esta guerra pretendía, en el fondo, extirpar un peligroso foco de perturbación para Rusia y, lo más importante, acabar con el mayor obstáculo para que Azerbaidzhán, Kazajstán y Turkmenistán hicieran pasar por la red de oleoductos rusos, sus futuros suministros de gas y petróleo a Europa. Pues bien, ese señor de aspecto frío y reservado aplicó un concepto de guerra total que degeneró en violaciones de los Derechos Humanos, hasta el punto de que se llegó a acusar a las fuerzas federales rusas de ensañarse con la población civil y de prácticas genocidas. No estaría de más pedir a nuestros gobernantes más mesura en sus gestos y un poco de memoria histórica.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario