Blas Infante y las fosas de la memoria

Hola a todas y todos.

A Blas Infante lo fusilaron hará, esta noche, 75 años. 75 años es una vida. De hecho es la edad de mi padre. Al bueno de Blas Infante lo homenajearán mañana la izquierna nacionalista, Izquierda Unida, el PP, la fundación que lleva su nombre, los andalucistas. El PSOE le recordó el fin de semana, porque con Infante murieron fusilados tres militantes socialistas.

Sospecho que no muchos han leído a Blas Infante; que, como dice su nieto, lo han vaciado de ideas y convertido en una estatua. Lo cual, sin duda, facilita el homenaje a izquierda y derecha. Sospecho que su humanismo, su preocupación por el que sufre, por la justicia social, por la distribución de la riqueza, casarían mal con la acción de gobierno y oposición de diferentes partidos.

En cualquier caso, no hay polémica porque a Infante, vaciado o no, se le considere Padre de Andalucía, o que haya un conjunto escultórico donde cayó fusilado, o que se le homenajee cada agosto. Es dificíl que haya polémica en el homenaje a un hombre que, cuando se lo estaban llevando para matarlo, pidió a sus asesinos que respetasen los papeles de la notaría, que hicieran lo que quisieran con sus cosas, pero que no tocaran lo de la notaría.

El mismo fin de semana que el PSOE, como preludio del resto de homenajes desunidos, se acordaba de Infante y de sus militantes sevillanos fusilados, en Poyales del Hoyo (Ávila), hubo una trifulca. Porque el alcalde sacó de su tumba los cuerpos de diez fusilados del bando republicano. Para colocarlos, parece ser su sino, en una fosa. La anterior alcaldesa, también del PP, fue la que cedió la tumba para los restos de los fusilados. Y parece que en la lápida había una paloma de la paz. Nada de hoces, ni martillos, ni proclamas de venganza.

Tres de los fusilados, eran mujeres. Fueron de las primeras personas, en España, en ser sacadas de una fosa de la guerra civil. Recuerdo el artículo que publicó El País, en el que se explicaban quiénes eran las víctimas. A una de estas mujeres la fusilaron por leer El Socialista. A otra por ser evangélica. Una cuarta muchacha se libró por un pelo, porque tenía solo doce años y alguien del piquete de verdugos se apiadó de ella, no así de su madre.

Historias parecidas hay por toda España. De los dos bandos enfrentados. Con sus peculiaridades. La frialdad de Mola, que tenía preparadas las listas de personas que tenían que ser fusiladas, antes de la sublevación. La estupidez malvada y alcohólica de Queipo de Llano. Los fusilamientos incontrolados del comienzo de la guerra en el bando republicano. La muerte de muchas personas por ser católicas, sin más. La larga y dura represión de la posguerra

Y en medio de tanta locura homicida, hubieron personas como Melchor Rodríguez, anarquista y director general de prisiones (vaya contradicción existencial) que puso coto a las ejecuciones extrajudiciales en el Madrid de la guerra. O como Joan Peiró, anarquista y ministro de industia (otra contradicción), que no solo salvo a varios clérigos y militares, sino que desde su cargo y en la prensa denunció a aquellos que, en nombre de la revolución social, asesinaban impunemente a personas de derechas, a ricos y a católicos.

A cerrar heridas contribuye el trabajo por la Memoria Histórica. Recuperada la memoria, reconocidas las víctimas de los dos bandos, se podrá mirar adelante. Mientras, Paul Preston, desde la lejanía emocional que solo un historiador profesional anglosajón puede tener sobre este asunto, nos puede echar una mano. Quizás su libro “El holocausto español” sería un buen regalo para el alcalde Poyales del Hoyo, por que, suponiendo que sepa leer, me temo que solo ha leído la bazofia revisionista de Moa, el chico del GRAPO.

Los restos de Blas Infante no se han recuperado. Pero eso no es óbice para que otro año más le recordemos.

Un saludo

P.S. En wikipedia hay información sobre Melchor Rodríguez http://es.wikipedia.org/wiki/Melchor_Rodr%C3%ADguez_Garc%C3%ADa

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario