Botellódromo

Ya lo tenemos. Esta noche pueden mandar a sus hijos al recinto colombino a tomar copas porque todo parece haberse solucionado de la forma políticamente más adecuada, intentando dejar tranquilos a los vecinos de las distintas zonas afectadas por los botellones. Ahora ya podemos zambullirnos en una campaña electoral sin protestas vecinales de esas que tanto molestan a unos y benefician a los rivales. Puede, incluso, que la carpa sea de las mejores del mercado, que la iluminación emule la maravillosa luz de nuestra costa o incluso que tenga servicios como los de nuestras entrañables fiestas colombinas. Ya tenemos botellódromo estimados conciudadanos. Justo a tiempo.

Ahora queda la otra parte de la historia: que los jóvenes quieran entrar en un recinto tan primorosamente decorado para la ocasión; y que decidan dejar los coches y utilizar los autobuses preparados al efecto, cargados con sus bebidas; pero la juventud de todas las épocas se ha caracterizado por su rebeldía, y mucho me temo que la iniciativa no cuaje. De todas formas, el problema del consumo de alcohol tiene más que ver con quién provee y permite los abusos que con el lugar donde se beba. Pero eso parece que importa menos.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario