Buena gente

Intentan enmarañar nuestra cabeza con la idea de que son más los corruptos, los que se lo llevan calentito, los que, en cuanto tienen oportunidad, meten la mano en el cajón de los fondos colectivos, los despreocupados por la cosa pública, por lo que sucede fuera de su casa, los que no mueven un dedo por los demás, por sus vecinos, por su barrio, por su pueblo, por su ciudad… porque con ello, los que lo hacen: los que se lo llevan calentito, los corruptos, los despreocupados… justifican su comportamiento más fácilmente: “hago lo que hace todo el mundo”.

Pero no es verdad. La mayoría de la gente es honesta, paga sus impuestos religiosamente, no anda por ahí robando ni aún cuando lo tiene fácil, cuida lo público y se preocupa por los demás.casa comun2

Y sería importante que nos fijáramos más en ello: hoy mismo un grupo de ciudadanos preocupados por el patrimonio de Huelva se concentran contra la barbaridad cometida en el yacimiento del Seminario y son mayoría aplastante los que piden la defensa de los cabezos, la puesta en valor de edificios emblemáticos, la descontaminación de la ría…

Esta semana tuve la oportunidad de charlar con la presidenta del CB Conquero que lucha contra viento y marea por mantener a flote un club que es mucho más de lo que vemos y me recordó las dificultades que tienen todos los que intentan llevar adelante el deporte base de disciplinas distintas al fútbol masculino -que no minoritarias- como la esgrima, el judo, el kárate, el bádminton, el atletismo, el voleibol y pensaba que el éxito en muchas de estas prácticas se debe a la desinteresada dedicación de muchísimas personas de las que no sabemos nada.

La mayoría está dispuesta a pagar sus impuestos si cree que con eso se pagan hospitales, colegios, infraestructuras, pensiones… y sólocasa comun duda de hacerlo cuando ve que unos pocos se dedican a desviar esos fondos para su lucro personal.

La mayoría cede sus asientos a las personas mayores, está dispuesta a echar una mano a sus vecinos, comprende a los que huyen de la miseria o de la guerra, colabora con ONG, están preocupadas por el cambio climático y hacen algo para evitarlo, no quieren las guerras y están contra el comercio de armas… incluso, me atrevería a decir, la mayoría de los que entran en política lo hacen con vocación de servicio público.

Nos quieren hacer creer que no, pero sería imposible que el mundo funcionara si la mayoría no fuera buena gente.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario