Buenos tratos

Cada vez que alguien se mete en un coche sufre una especie de trasformación silenciosa que le tienta a perder los modales, el respeto a los demás u otros valores que se suponían arraigados antes de darle al contacto. Y parece que tenemos a un demonio en el hombro que nos jalea para que ganen la chulería y la prepotencia de creernos mejores que los demás. Esta actitud no pasaría más allá de las normas de educación si no fueran la excusa para problemas más graves. ¿Acaso no es ridículo, visto desde fuera, una pelea por un sitio para aparcar? Sin embargo, cuando estamos en la refriega somos incapaces de relativizar lo absurdo del conflicto, parece como si nuestro honor nos fuera en ello. No entrar al trapo, analizar los riesgos y, sobre todo, practicar los buenos tratos ayudaría a elevar la convivencia. Pruébenlo, responder educadamente a un exabrupto descoloca al otro y mantiene alta nuestra dignidad.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario