Camisetas

Las camisetas son las prendas del verano, muchos lo saben, los publicistas también. Si uno se da una vuelta por las playas se dará cuenta de la cantidad de mensajes directos, indirectos o subliminales que llevamos entre pecho y espalda. El culto a lo gratis llega muchas veces a lo ridículo, ¿se acuerdan, no hace tanto, las verdaderas batallas campales en Punta o el Cruce, cuando avionetas lanzaban sobre la orilla semejantes presentes? Hoy la cosa no llega a tanto pero se ha puesto de moda una especie de subcontratación publicitaria de “alto standing” ligada al éxito de personajes como Fernando Alonso. Y es que resulta altamente estúpido pagar más de treinta euros por una camiseta a la que no le queda centímetro cuadrado sin cubrir por logotipos de todo tipo: bebidas alcohólicas, tabacos, bancos, telefónicas, tecnológicas y un largo etcétera.

Muchos están dispuestos a pagar la suma y lucir el tipo en plan hombre-anuncio, cuando si le preguntamos a los protagonistas ellos seguro desearían poder vestir con ropa no asociada, al menos exageradamente, con ninguna marca.

Nosotros, como simples personas anónimas, podemos hacer lo mismo, y desde luego no convertirnos en exhibidores de ninguna casa comercial si no hay contrato por medio. De otra manera; ¿hay forma más ridícula de sentirse utilizado?

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario