Campamento Dignidad

La reivindicación de la Renta Básica viene de lejos. No sabría decir la primera vez que me encontré con un colectivo, Baladre, que ya por entonces la llevaba reivindicando un montón de tiempo, pero me atrevería a decir que ya han pasado más de veinte años de aquel encuentro. Ni siquiera es nueva su incorporación en programas electorales de partidos políticos: Equo, el PUM+J e IU (entre otros) llevan años realizando esta propuesta desde hace años.

Sin embargo, esta propuesta no había salido hasta hace unos meses de “las catacumbas” de los movimientos políticos y sociales alternativos: desde APDH-A hasta Cáritas llevan años reivindicándola también, y muchos señalan que esta incorporación en el debate público se debe a que era una de las propuestas estrella del partido político “de moda”, Podemos.

A mi me gustaría pensar que no es así. Que esta irrupción del concepto “renta básica” en lo mediático se de debe al tesón de los movimientos sociales que llevan tantos años reivindicándola, estudiándola, trabajándola… y que ahora no se va a cometer el error de llevarla al debate partidista (si eres de Podemos estás de acuerdo con la propuesta, si eres del PP no) porque eso quitaría al debate todos los ricos matices que plantea (¿universal? ¿de inserción?…).

Y creo que en ese sentido es muy interesante mirar al movimiento que, para mi, más ha tenido que ver con esta irrupción de la renta básica en las agendas políticas y mediáticas: el Campamento Dignidad de Extremadura. Este movimiento pudiera parecer pequeñito y marginal y, sin embargo, ha logrado marcar, y mucho, la agenda del gobierno de Monago, ha señalado como pocos las consecuencias del austericidio y ha inspirado una de las mayores movilizaciones que ha conocido este país desde los tiempos de Franco: las Marchas de la Dignidad que recorrieron todo el Estado para converger en Madrid el pasado 22 de marzo y que después han seguido activas en numerosos puntos de la geografía. El Campamento Dignidad sigue muy activo, con acciones contundentes como el encierro en la Catedral pacense la pasada navidad o la acampada frente a la casa del presidente de Extremadura denunciando los desahucios. Convendría echarles cuenta, más que a los ruidosos debates televisivos o la voracidad electoral que nos espera. Mérida no está tan lejos, así que les animo a que les conozcan. Además de ser personas luchadoras son gente encantadora.

 

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario