Carta a Susana Díaz

Estimada presidenta: permítame darle la enhorabuena por su proclamación. Supongo que ayer ya tendría usted su buena ración de felicitaciones, pero no son tantas en comparación con las críticas que le han llovido. Así que no me cuesta sumarme a los saludos de bienvenida, primero por educación y luego por afán particular mío de llevar la contraria, pues lo que me llega desde la calle es, como poco, cierto desdén, por su edad, por su trayectoria y por su condición de mujer.

Yo en cambio, señora presidenta, prefiero alegrarme, como dijo usted en su discurso, por el hecho histórico de que una mujer ocupe por primera vez este cargo. Ojalá fuera algo que se pudiera pasar por alto, pero me temo que todavía no. Mi hija de 8 años preguntó un día que si las mujeres pueden ser alcaldesas, y es que aquí en Huelva, como en muchos lugares de Andalucía, nunca hemos tenido una mujer que lo sea, ni casi recordamos que alguna vez hubo una candidata para el puesto. Por eso me congratulo de que las niñas de la edad de mi hija crezcan en un escenario distinto, que les muestre y les demuestre, sin acudir a las leyes, que ser mujer no es ninguna rémora añadida a la ya larga lista de dificultades que tendrán que enfrentar en su vida.

Claro que también trato de explicarle a mi hija que a la hora de gobernar no importa el sexo, ni el origen social, ni por supuesto cuestiones más triviales que también se han comentado de su persona. En realidad no espero que su gobierno sea el gobierno “de una mujer”, porque no es un parámetro que sirva para tomar mejores decisiones, ni para luchar contra la corrupción, como usted ha asegurado que va a hacer. A pesar de que, como le digo, pienso que debiera haber más mujeres ocupando cargos en política, no creo que las mujeres vayamos a hacer mejor política (si tomamos como referencia los ejemplos europeos en las últimas décadas, apañados vamos).Lo que necesitamos, eso sí, son mejores personas en la política. Personas más honestas, más sensibles, más cooperativas, que no busquen medrar sino realizar un servicio público, que no se atrincheren en el poder y sepan dejar los cargos cuando haya alguien mejor para ocuparlos. De eso sí estamos escasos en Andalucía.

Espero que su mandato se recuerde no por el género con el que se dirigirán a usted, sino por los avances en justicia social, en transparencia y en gestión democrática. Y que tenga mucha suerte en su andadura.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario