Causa ganada

Solemos hacernos eco, desde esta columna, de los Días Internacionales: la paz, la desertización, la libertad de prensa, los derechos humanos, el comercio justo, el medio ambiente, y un largo etcétera de causas perdidas. Somos así: nos gustan las causas perdidas, e incluso estamos convencidos de que algún día saldrán adelante. Hoy se celebra el Día de los Enamorados. Ya se: suena mucho a merengue, negocio, corazones, y frases redichas. Pero al menos es una causa ganada: el amor es insistentemente invencible, no reconoce amos, ni religiones, ni edades, ni leyes, ni culturas, ni jerarquías. Es imprevisible, insolente, inmoral a veces, sordo. Un invento, sin duda, peligroso, pero un peligro que todos esperan, que todos persiguen, por el que se mata y se muere. Así que celebremos el día de los enamorados. Un día de descanso, de gozo, y luego, nuevamente, retornemos a las causas perdidas. Para ganarlas.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario