Celebrar la vida

Hay motivos para celebrar la vida, para celebrarla, sobre todo, cuando esta vence a la muerte. Celebramos la esperanza firme de que la historia del inmigrante que muere en el estrecho no termina ahí, porque confiamos que tal vez sea esta la definitiva, la que haga, por fin, descubrir, que esa “inofensiva” política de cierre de fronteras es el mayor genocidio moderno. Celebramos que la prostituta que se siente muerta por dentro de tanta hipocresía, de tanta humillación recibida, recupera un poco de la dignidad perdida y reivindica -ante tantos ojos que no quieren mirar- un espacio en nuestra sociedad. Celebramos que Manuel se sintió resucitar aquel día que se cayó del andamio y sólo sufrió una fractura en el brazo y que desde entonces lucha sin cuartel para que no haya ni una muerte más en el andamio. Celebramos, aunque con el dolor todavía en carne viva, por la pérdida irreparable de la vida de quien todavía era demasiado joven, la resurección del nieto de Margarita, el último preso muerto en la cárcel de Huelva. Hoy celebramos con alegria, con esperanza, con ilusión,…, también con rabia, la Pascua que vivimos todo el año. Así sea.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario