Cena de Navidad (4)

Hace tiempo que comprobó que la Navidad es un tiempo por el que pasar de puntillas, sin buscarle mucho sentido a nada. Hoy ha recibido llamada de sus dos hermanos, para limar las asperezas de la cena de navidad en casa de su madre: siempre igual, se siguen comportando como críos cuando se juntan, hurgando en las heridas del otro. De todas formas, la cena no estuvo mal, su madre cada año más cansada de disimular, y su hija cada vez más adolescente, más intratable, casi mejor no llevarla, total. Pero está bien poder ver a los hermanos, cada vez más distantes, aunque sea una vez al año. Para eso sirve la navidad, para reencontrarse con la gente que uno quiere, para brindar y desearse unos a otros lo mejor. Lucía, su mujer, odia su escepticismo navideño, pero él no da para más. La esperanza, las buenas noticias, los villancicos, todo eso no casa bien con su tambaleante puesto de trabajo en la industria, con el frenético ritmo de vida de su matrimonio y con la educación de una niña adolescente en un mundo que ni él comprende. La Navidad es un tiempo por el que pasar de puntillas, y eso hace él.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario