Cena de Navidad

Los preparativos de la cena la distraían de sus recuerdos. Era una noche de sentimientos enfrentados: juntaba en casa a sus tres hijos, cosa que ya sólo ocurría para navidad, y no siempre; pero echaba de menos a su marido, siete nochebuenas sin él y aún no se había acostumbrado. Ella no era un mujer apocada, pero en estas fechas le costaba trabajo eludir a la tristeza. Y lo intentaba de verás: salía de compras, quedaba con las amigas, escribía y mandaba felicitaciones, salía a ver belenes por el centro. Pero en cuanto se distraía la tristeza se asomaba entre los turrones, para recordarle que ya estaba de paso, y que la navidad es patrimonio de la gente nueva. Camino del salón se miró en el espejo del pasillo, esbozó una sonrisa y se retocó el pelo. La mesa estaba lista, la comida esperaba en la cocina, el menor de sus hijos estaba terminando de arreglarse en el cuarto de baño, y entonces el timbre sonó ruidosamente. Deseó con toda su alma que la cena fuera distendida, festiva, sin broncas ni salidas de tono, tan sólo una pequeña y menguada familia cenando en navidad. Abrió la puerta.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario