Censurada

“Me siento completamente abandonado. No he visto a mi abogado ni sé de qué se me acusa. Es una situación angustiosa; sin información, no sé en qué día vivo; sin reloj, el tiempo me gotea en la cabeza como una tortura. Las celdas de esta cárcel tienen menos de cuatro metros cuadrados. El techo y las paredes están pintados de negro y la luz que recibo es poco más intensa que la de una vela. Si te llega esta carta pide ayuda. Una vez leí algo sobre Amnistía Internacional, decían que ellos luchaban para poner fin a los abusos graves contra el derecho a la integridad física y mental. Yo soy uno de esos, un agraviado mental y físicamente. También se me quedó grabado cómo nacieron ¿sabes? En los 60 un abogado inglés intervino en el caso de dos estudiantes portugueses condenados a siete daños de cárcel por hacer un brindis por la libertad. ¡Un brindis! A mí los militares me llaman terrorista, nadie me deja hablar para decirles que no, que no soy nada de eso. ¿Y si lo fuese, qué?, cómo van a saberlo. ¡Qué me dejen hablar! Confío en ellos, en los de Amnistía, tiene que ser alguien de fuera. Este ejército es poderoso. No tengo palabras, no soy nada aquí. Espero…..”

(Carta requisada en Abu Grai o en Falluya, en Guantánamo o en la unidad 504 de Israel, en Malasia o Cuba, en el Aeropuerto de Palma o en Rumania…) Presos de conciencia sin presente, sin futuro. Gobiernos cómplices denunciados una y otra vez. ¿Hasta cuándo?

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario