Cerrado por vacaciones

El Parlamento está cerrado, no hay colegio, las empresas funcionan a medio gas. Si no fuera por los bombardeos a la población del Líbano y el genocidio del pueblo palestino, no habría noticias que destacar, las playas están llenas, las televisiones reponen viejos programas. El país se encuentra en un compás de espera. Es el mes de agosto, el mes del descanso por excelencia, el mes de las tan merecidas vacaciones. Sin embargo hemos dejado pendientes muchas cuestiones: el diálogo con ETA, la llegada de inmigrantes, las muertes en las carreteras, los accidentes laborales, los contratos precarios, alguna que otra asamblea política, los marginados en las aceras, la construcción de la utopía. Agosto debe ser el mes en el que cargar las pilas para volver a recuperar todo lo que no hemos hecho, para seguir en la lucha y en el tajo cotidiano, para seguir exigiendo la justicia social que falta, para seguir estando con los desposeidos, con los excluidos, para continuar con la hermosa tarea de la solidaridad. Agosto no debe hacernos olvidar todo lo que queda por hacer -apenas si hemos comenzado-. Agosto tiene que ser el comienzo de lo nuevo, el punto y seguido que pongamos para que el futuro sea más venturoso y más libertario.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario