«Chabolo»

La palabra chabolo no está en el diccionario. Imagino que por eso sale en rojo en mi pantalla del ordenador, aunque a veces pienso que mi ordenador pone en rojo las palabras de las que conviene no hablar. Debe ser una palabra marginal para verse en esa situación, porque existir, aunque la academia diga lo contrario, existe. Es la forma en la que los sesenta y cinco mil cincuenta y cuatro presos en las cárceles españolas denominan al espacio en el que duermen y pasan gran parte del día. Efectivamente, no conviene hablar de ello, porque nos sonrojaría saber que en esos espacios pasan cosas que no debieran pasar, no por paranormales, sino porque estamos en el siglo veintiuno y las violaciones de los Derechos Humanos debieran estar ya desterradas. En las cárceles españolas sigue reinando el oscurantismo, las cárceles españolas siguen incumpliendo el mandato constitucional para el que están planteadas, las cárceles siguen siendo el espacio donde se condena la pobreza, no la delincuencia. A más represión mayor delincuencia, esto no es una ideología, esto es el hecho que constatamos analizando los sistemas penales de nuestro entorno, pero sobre esto preferimos no hablar, lo que sí nos gusta es pedir más cárceles, más represión. Debatir alternativas, ¿para qué? Si ya nos quedamos muy tranquilos sabiendo que “los malos” están a buen recaudo. Un tema del que mejor no hablar. Mejor que chabolo siga fuera del diccionario.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario