Chapucero

Lo de la mariposa resultó no ser una chorrada. Quiero decir eso de que su aleteo en una parte del planeta podría originar un huracán en la otra punta. Ocurre: lo estamos viendo en la economía, las decisiones de un filibustero en un parqué de cualquier Bolsa hacen que otro tipo redacte apresurado un ERE al otro lado, deslocalice una empresa o cosas parecidas. Esos dos señores no se conocen, pero están conectados por algo que llamamos globalización. Ellos especulan en Nueva York, en Japón, donde sea, y sus jueguecitos de monopoli terminan jodiendo a nuestro vecino, a nuestro cuñado. Pensábamos que sabían lo que se hacían. Aunque no nos gustara. Pero resulta que ni eso: son chapuceros de las finanzas, que andaban hurgando donde no debían, y ahora toca pagar y nos miran a nosotros. Y nos palpamos los bolsillos y nos preguntamos por qué carajo tuvimos que fiarnos de ese señor con corbata y cuenta en las Caiman. Pero ahora es tarde. Nos cobró y dejó averiado todo un sistema financiero mundial. Y la maldita mariposa la ha liado parda justo en medio de nuestras vidas. Justo en medio.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario