Circuito cerrado

Algunos amigos míos se han pasado a la bicicleta como medio de transporte urbano porque, dicen, es más ecológico, saludable y barato que cualquier otro. Y arriesgado, añado yo, porque se juegan la vida en los cruces y rotondas de esta bendita ciudad nuestra. Hace poco han colocado un semáforo para bicis en la avenida Andalucía, uno de los pocos sitios donde existe carril para vehículos de dos ruedas: permite que los ciclistas puedan cruzar al otro lado de este circuito cerrado, un circuito donde sólo se puede dar vueltas que conducen al punto de partida. Como símbolo de educación vial la colocación de este semáforo me parece fantástica, pero entiendo que enrabiete a los ciclistas que, como mis amigos, desearían que las autoridades se tomaran en serio lo del “carril bici ya”, o al menos establecieran prioridades para una movilidad urbana sostenible. Pienso con envidia en el carril bici de otras ciudades andaluzas, donde esos semáforos sí cumplen su cometido y la bici le está cambiando la vida cotidiana a la gente, y me doy cuenta de que en Huelva seguimos enredados en un circuito sin salida. Ojalá no para siempre.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario