Comida en el contenedor

Un empleado del supermercado saca al contenedor más cercano bolsas enteras de comida que está a punto de caducar, o tiene algún golpe o simplemente se desgarró el envoltorio. No es excepcional: se hace rutinariamente. Y lo hacen los cientos de miles de supermercados y grandes superficies que trufan nuestra provincia, nuestro país. Es decir: se tiran a la basura millones de toneladas de comida. Esos excedentes son necesarios para que las estanterías del super del barrio tengan siempre ese aspecto lustroso y repleto, para que no falte nada, nunca. Resulta sangrante, pero esa es la sociedad de consumo que hemos permitido: consumir muy por encima de nuestras necesidades, y deshacernos sin contemplaciones de lo que sobre. No importa que un inmenso Sur esté muriendo, literalmente, de hambre. Por eso, un contenedor lleno de comida sobrante es un buen icono de nuestra sociedad, y de nuestra saciedad. Es un reflejo de nuestra opulencia, de nuestra manera de vivir, de nuestra arrogancia, también de nuestra falta de ética y de fraternidad. Un icono muy certero de lo que hemos llegado a ser.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario