Compra con conciencia

Dedicamos gran parte de estas fiestas a comprar a conciencia. y tal vez deberíamos hacer un esfuerzo para comprar “con” conciencia. Digo, porque uno de los pilares más gordos de nuestra sistema económico es el consumo. Digo, porque una de las actividades más cotidianas y generalizadas que realizamos es el acto de comprar. Por eso es importante que seamos responsables al comprar, que vayamos adquiriendo, poco a poco, una cultura de consumo responsable. ¿Y qué es eso, dirán algunos? Bueno, pues es, sobre todo, mirar las etiquetas para algo más que la talla: procurar circuitos cortos de comercialización (es absurdo y carísimo traer melones de Brasil); cuidarnos de comprar productos que no garanticen condiciones dignas de los trabajadores (como el caso del café o el cacao); evitar los embalajes excesivos e innecesarios, y los juguetes a pilar; no comprar cosas que obliguen a tirar otras aún en buen estado (los móviles es un caso claro); procurar que lo que consumimos no provoque deterioro al medio ambiente (muebles de maderas exóticas)… En fin: es una lista larga, pero ya digo que la conciencia de consumidor responsable ha de adquirirse poco a poco. Hagamos algunas opciones, busquemos información sobre lo que compramos, miremos las etiquetas, aprendamos a exigir en nuestros productos garantías no sólo sanitarias, sino también socioambientales. Y comprendamos, de una vez, la gran responsabilidad que tenemos en un acto tan aparentemente inocente como es comprar un juguete.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario