Con un euro al día

Hace 15 años un acuerdo internacional auspiciado por la ONU abrió el camino hacia el movimiento más exitoso de la Historia en materia de desarrollo. Se trataba de terminar con el hambre y la pobreza extrema en el mundo, una aspiración irrenunciable en un planeta muy próspero, pero donde el número de personas en esa situación indigna llegaba a los 1900 millones. Al acuerdo se le llamó “Objetivos de Desarrollo del Milenio” (ODM), y fue la palanca que impulsó el nacimiento de plataformas ciudadanas bajo el lema “Pobreza Cero”.

Los ODM, que concluyen este 2015, no se han alcanzado ni de lejos por la mezquindad de los países que firmaron el acuerdo. Aún así, casi la mitad de las personas que vivían (¿?) con algo más de un euro al día, unos 800 millones, han salido de la pobreza extrema; se ha reducido la mortalidad infantil, mejorado las cifras de escolarización, avanzado en las políticas de igualdad… Lo que demuestra que cualquier mínimo viraje solidario a nivel global tiene una incidencia espectacular en el destino de millones de personas: hablamos de uno de cada cinco habitantes del mundo, nada menos.

Ahora toca el relevo, alcanzar los retos pendientes, aprender de los errores y marcar nuevos desafíos. Hoy se inicia en Nueva York una Cumbre en la que los dirigentes de 193 países (España entre ellos, por supuesto) aprobarán la agenda de desarrollo hasta 2030. La nueva estrategia contra la pobreza se llama Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), son más ambiciosos que los anteriores y afectan no solo a las regiones empobrecidas, sino a todos los países, también a los más ricos. Hay otras diferencias significativas, como la protección ambiental, que fue algo secundario en los ODM. Y por primera vez han participado en su planificación los movimientos sociales, algo esencial porque son los únicos que actuarán como pepito grillo ante los gobiernos: desde la insistencia machacona en el viejo compromiso del 0,7, hasta propuestas más innovadoras en justicia fiscal, que se han quedado (de momento) en el tintero, pero que serán motivo de nuevos empeños.

Toca ser moderadamente optimistas, no por la pompa del acuerdo, sino porque hay mucha gente comprometida con su cumplimiento. Es verdad que solo dentro de estructuras políticas se tomarán las decisiones que permitan acabar con la pobreza, pero el empuje debe nacer más abajo, en la sociedad civil. En las personas que, como usted y como yo, sentimos vergüenza de que haya quien viva con un euro al día.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario