Condena menor

El juicio celebrado por la muerte del “vendedor de flores” de la calle Concepción ha vuelto a sacar los colores de la situación de los menores en Huelva. En esta muerte participó activamente un chico de 17 años, como también han participado en los casos más graves (exceptuando el de Mariluz) de los últimos años en nuestra ciudad. Lo más doloroso no es el hecho en sí del delito, sino lo arbitrario, violento e injusto de un proceso que destaca por la ausencia total de valores y de cualquier clase de remordimientos o principios. Y esto dudo mucho se pueda solucionar a base del endurecimiento de unas condenas que en España son más largas que la media europea. La pena que no obliga al compromiso de cambio personal, es sólo una solución temporal. Faltan programas alternativos, socioeducativos, laborales, familiares que devuelvan a los menores a la vida en sociedad, desde la responsabilidad y el respeto a los demás.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario