Contra la retórica económica: revolución política

Martín Wolf, jefe de opinión económica del Financial Times, ha manifestado hace poco que una potencial crisis política y un estallido social amenazan a España. Probablemente el tal Martín vive en alguna mansión lujosa de la City londinense, sin miedo a llegar a final de mes. Esta retórica económica que invita a “ajustar” hasta ganar la batalla, y que tiene embelesados a nuestros políticos neoliberales, sólo esconde la preservación de un sistema de distribución de riquezas injusto. Un sistema que, no olvidemos, hasta hace poco beneficiaba a la mayoría de los ciudadanos del norte en detrimento de los del sur, y que ahora sólo beneficia a las élites económicas en menoscabo del resto. Al igual que Wolf, considerado el mejor comunicador y periodista financiero del mundo, muchos de nuestros gobernantes tienen pánico a las revoluciones sociales, tienen mucho que perder, y van de la mano de ese discurso retórico para justificar transformaciones “de interés”. El insistido riesgo de shock económico justifica una retahíla de iniciativas reformistas que están desmantelando nuestro sistema de protección pública.

En el hemisferio norte llevamos unos años acongojados por una crisis económica y financiera que está desarbolando a velocidad de vértigo nuestro modelo social; un modelo edificado sobre pilares que no han resultado ser tan robustos. Más años aún llevamos conviviendo con una crisis ecológica brutal, que no acaba de reventar un modo de consumo y relación con la naturaleza diferente. El sistema, las relaciones comerciales y hasta el futuro están en entredicho, crisis y miedo marcan el discurso, enraizando, pero no acaban de generar una quiebra realmente necesaria, una crisis política que provoque por ende una revolución política, capaz de transformar la sociedad ante las nuevas circunstancias económicas y sociales.
Saliendo a la calle empujamos el final de la retórica de economistas y neoliberales, pero ya urgen políticos y gobernantes que abandonen reformismo por innovación decidida (¿será el nuevo gobierno de la Junta quien lo abandere?)Yo entiendo que el camino está marcado: leyes nuevas; sistemas de elección deferentes; desvincular el sueldo de los gobernantes de los grupos de poder ( Sinclair dijo hace un siglo: “es difícil que un hombre entienda algo si su sueldo depende de que no lo entienda); articular el principio de redistribución de la riqueza (igualdad y fraternidad ); promover un comercio justo y de proximidad; no especular con lo público (universalidad y laicidad); contemplar una Europa Social con estructura de Estado; salvaguardar nuestra soberanía alimentaria escondiéndola en nuestras pueblos; etc. Urge una crisis política, que reviente en una revolución política, que haga real una sociedad nueva

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario