Cuando Perico coge una linde…

Que alguien le diga a Rodri que el boom inmobiliario ya se ha terminado.

Que alguien le avise que ahora los especuladores -los que él llama inversores- prefieren jugar con su dinero en la casa de las apuestas de la deuda pública, que ya lo del ladrillo lo han dejado.

Que alguien avise a nuestro alcalde que un plan como el Ensanche Sur no tiene mucho futuro en los tiempos que corren. Que ahora no tocan megaproyectos urbanísticos, que los suyos andan empeñados allá, en Madrid, en eso de la austeridad y que ya no son bien vistas estaciones del AVE infrautilizadas, aeropuertos vacíos o proyectos de arquitectos megalómanos tan vistosos como inservibles.

Que alguien le recuerde que el entorno metropolitano de Huelva está un tanto saturado de centros comerciales. Y más saturado estará cuando terminen ese que construyen en la Ronda Exterior. Tanto es así que una de las mayores empresas del ramo tiene paralizadas las obras que inició en Corrales y que el Aqualón está medio cerrado. Que le avise ese alguien al presidente de la corporación municipal que las necesidades de la ciudadanía van ahora por otro lado: más servicios sociales, más dotación para los centros educativos, más apoyo a la dependencia… Y que ese tipo de centros comerciales generará empleo directo, pero destruye el poco que queda del pequeño comercio.

Que le diga que no pasa nada por incumplir esa promesa electoral, que tampoco va a cumplir la de los planes integrales de rehabilitación de todos los barrios por los que se paseó arañando votos, la de generar miles de empleos o la de llevarse los fosfoyesos. En este país, y eso lo sabe él por propia experiencia, nadie va a la cárcel por incumplir una promesa electoral. Él mismo incumplió ya la promesa electoral del Ensanche Sur y no se sonrojó a la hora de presentar el plan incumplido en su siguiente programa electoral.

-“Vale, Perico”, le pueden decir, “ya hemos trasladado las Colombinas, las hemos puesto cerquita de las fábricas para que luzcan mejor, hemos echado a todos los menesterosos que vivían en el descampado a un sitio en el que no se les ve, hemos hecho como que empezábamos las obras de la nueva estación y hemos puesto vallas a todo el perímetro del proyecto para que todos puedan ver lo grande que es el terreno que ocupará el Ensanche, pero hasta ahí podemos llegar, ya se acabó el tiempo de las recalificaciones de suelo, de las nuevas urbanizaciones sembradas por doquier y del crédito hipotecario a precio de saldo. Esa linde ya se ha acabado, señor alcalde, no siga por ahí.” Digánselo, pídanle que no siga ese camino o que lea un periódico actual para que se entere de cómo está la economía, que vea lo de la prima de riesgo y esas cosas. Les pido ese favor, que creo que esta columna él no la lee.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario