Cuarto poder

Ha habido movimientos en el dial de Huelva, unas emisoras han cambiado de sitio y otras han dejado de oírse. Los cambios se deben en teoría a la concesión de licencias administrativas para nuevas emisoras comerciales, pero no falta quien aduce que por detrás hay maniobras para sacar de la frecuencia a ciertos personajes incómodos que le copian los modos a Jiménez Losantos. Un reajuste similar se avecina con el reparto de licencias para operar en las demarcaciones de la futura Televisión Digital: sólo en la capital y alrededores, las solicitudes cuatriplican el número de las concesiones previstas. Hoy por hoy se hace difícil mantener la ficción de que la radio y la televisión son un servicio público, a pesar de que legalmente así se definen, y la tendencia es la de la libertad sometida al poder económico; de paso, los medios ejercen de guardabarreras del poder político según determinadas afinidades. Cuando se cometen atentados contra la libertad de expresión en otras partes del planeta -recientemente ha habido algún caso llamativo- ponemos el grito en el cielo, y con razón. Pero los intereses que se mueven en la comunicación andaluza también lastran la libertad de información y el derecho de los ciudadanos a recibir contenidos plurales. Y de eso nadie dice nada.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario