Dar una vuelta

Últimamente sigo con interés cualquier iniciativa de personas que han sido capaces de salir a conocer el mundo. No sé muy bien el porqué, si me despiertan admiración por dar un paso valiente, por abandonar el hastío de permanecer en un sitio que cada vez nos lo pone más difícil para ser felices y para desarrollarnos, una sociedad que no reconoce la valía de muchos de sus miembros y que decide expulsarlos o ningunearlos, o simplemente por entender que el mundo es un lugar más grande y más (…)Últimamente sigo con interés cualquier iniciativa de personas que han sido
capaces de salir a conocer el mundo. No sé muy bien el porqué, si me
despiertan admiración por dar un paso valiente, por abandonar el hastío de
permanecer en un sitio que cada vez nos lo pone más difícil para ser
felices y para desarrollarnos, una sociedad que no reconoce la valía de
muchos de sus miembros y que decide expulsarlos o ningunearlos, o
simplemente por entender que el mundo es un lugar más grande y más pequeño
a la vez de lo que nos cuentan.

Lo bueno de las nuevas tecnologías es que estos viajeros pueden compartir
su experiencia con cualquiera, ahí van dos ejemplos: uno es Fabián Barrio
que ha recorrido el mundo en moto y cuyo itinerario se puede seguir en
www.saliadarunavuelta.com, y el otro es más inquietante, ya que si en el
tema de la moto hay una componente de aventura, soledad e independencia,
en este caso hablamos de una familia (Fernando, Fleur, Aisha y Noah) que,
en estos momentos, están recorriendo el mundo en una autocaravana, después
de dejar trabajos y vender su casa en Málaga, se puede seguir en
www.viviendonuestravida.com

Cuando uno tiene familia, cree que este tipo de cosas son disparatadas,
desproporcionadas, peligrosas o ilegales. Para empezar, lo disparatado
puede llegar a ser levantarse cada mañana contando con que, lo más
gratificante que te puede pasar ese día es encontrar sitio para aparcar.
Desproporcionado es también tener una hipoteca a cuarenta años por vivir
en un pisito. Peligroso puede ser cruzar una frontera o determinados
lugares, en ese caso no hay que ser ingenuos. Pero es que también aquí
todos los días corremos algunos peligros, como acabar atropellado o
accidentado con el coche o con la bici camino de Aljaraque, por poner un
ejemplo. Y, respecto al tema de la ilegalidad, cuando se tienen niños en
edad escolar, poco se publicita que existe un sistema de enseñanza
exterior que se puede homologar en embajadas, bueno, eso sin contar lo que
un niño puede aprender sobre historia, naturaleza, sociedad y madurez
viajando por la tierra, no habría unidad didáctica que lo igualara.
Recuerdo como Miguel de la Cuadra vivió con su hijo un año en el Amazonas
y que al llegar a Madrid no sabían ponerse los zapatos. Un año en la vida
de tus hijos no es nada, pero puede darles una riqueza impagable en ningún
colegio.

Todos aquellos que han vivido la experiencia, con sus momentos buenos y
malos, como todos, se sienten transformados, y, sobre todo, descubren con
esperanza que el mundo es un lugar mucho más amable y mucho más seguro de
lo que nos dicen, que las personas no hemos perdido la capacidad de
entendernos y ayudarnos, que hay mucho y a muchos que conocer y que la
recompensa merece el esfuerzo.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario