De espaldas a la verdad

Los trabajadores de Televisión Española están muy enfadados estos días. Denuncian la contratación a dedo de once periodistas para los informativos, la mayoría de ellos procedentes de la llamada ultraderecha mediática. En la fotografía de protesta que han difundido aparecen dando la espalda a esta “redacción paralela”, cuya función sería neutralizar la incómoda independencia de los profesionales de plantilla. Es una imagen muy gráfica, aunque en realidad los que dan la espalda son aquellos que pretenden convertir una televisión pública en un simple NODO a manos de quien gobierna. A la oposición le ha faltado tiempo para pedir que el Presidente de RTVE vuelva a ser elegido por mayoría de dos tercios en el Congreso, una condición que obliga al consenso. ¿Ah, no se acordaban ustedes? El actual presidente fue votado solo por la mayoría del PP.

Crecí cuando a la televisión se asomaban programas como La clave, A fondo, Popgrama o La bola de cristal. Eran otros tiempos, desde luego, y no existía competencia, pero no creo que se pueda decir que en aquella tele de la transición no hubiera pluralidad. En los últimos años, el ente público ha debido afrontar desafíos importantes que han transformado el propio concepto de televisión. Unos, relacionados con los cambios tecnológicos, otros con el modelo de financiación. Se dejó de emitir publicidad, al menos tal y como la conocíamos hasta entonces y aún tragamos en el resto de las cadenas. Fue un terremoto económico, pero significó también mayor autonomía, pues se eliminaba la dependencia implícita del anunciante.

Pero la verdadera batalla no es la económica, sino la más decisiva pelea por la independencia y la libertad de expresión. No vale solo con señalar el triste ejemplo de Canal Nou, las denuncias llueven en otras televisiones autonómicas como la gallega o la andaluza. De lo que se deduce que no es una cuestión de ideología, sino de control político. De poder, en definitiva. Porque esa debería ser la clave que identificara a lo público: quién tiene el poder, si unos cuantos que anteponen sus intereses partidarios, o los ciudadanos. Seguramente el conflicto de la redacción paralela continúe, una vez que amainen las denuncias. Seguramente sigamos ajenos a fórmulas soterradas, o evidentes y votadas a la vista de todos, para manipular e incluso mentir. Por eso la cuestión importa. Y por eso no podemos quedarnos de espaldas a la verdad

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario