De la Tasa Tobin a la Tasa Robin

Se conoce a la Tasa Tobin como un impuesto a las transacciones financieras propuesta en 1971 por el economista estadounidense James Tobin con el fin de idear una medida disuasoria a la especulación y poder recuperar cierto margen de maniobra en la economía nacional de los países. Estamos hablando, por tanto, de una medida propuesta hace más de cuarenta años para poder acotar el excesivo poder de los mercados financieros. Durante más de 20 años estuvo esta idea latente hasta que se creó la Asociación para la Tasación de las Transacciones Financieras para la ayuda de los ciudadanos (ATTAC), un movimiento que podríamos decir secuestró, reorientó y rescató a lo Robin Hood la primaria idea basada en el libre mercado de Tobin, otorgándole un objetivo puramente social, obteniendo mediante este medio fondos de ayuda a la ciudadanía. Es a partir de aquí cuando diversas ONG internacionales ponen en marcha el movimiento por la Tasa Robin, la cual, al igual que la legendaria leyenda de quien le da nombre, no es un proyecto basado en robar a los ricos para dárselo a los pobres, sino un rescate de aquello que los sistemas de poder han decidido expoliar a la propia ciudadanía, para redireccionarlo hacia el bien común. Lo que se pide exactamente es que se aplique un impuesto del 0,5% a las transacciones financieras internacionales. Con esto se estima que se podrían recaudar 300.000 millones de euros anuales destinados a mejorar los servicios públicos y frenar el gran azote provocado por la crisis económica actual, reducir la pobreza en el mundo y ayudar a los países más pobres a adaptarse al cambio climático. Los ministros de Finanzas de España, Alemania, Francia, Italia y otros siete países más de la UE se reunieron hace una semana en el Ecofín que se celebró en Bruselas para intentar desbloquear la creación de tales tasas, pero aún sin resultados. Por eso, aún es tiempo de la presión, presión para que llegue a crearse la Tasa de la Razón, presión para que nuestros gobernantes, en un abandono providencial de claridad consciente, no cedan ante la presión del lobby financiero que busca desvirtuar el proyecto generando, como siempre, una medida irrisoria que les permita seguir como hasta ahora, pero acallando de camino las protestas. Ya no es tiempo de permitir los engaños ni las vueltas a la tortilla. Un primer paso puede ser entrar en www.oxfam.org y firmar la petición que aparece en el apartado Tasa Robin Hood.

The following two tabs change content below.

Carmen Murillo

Latest posts by Carmen Murillo (see all)

You may also like...

Deja un comentario