De otra manera

No es lo que nos habían prometido. Sé que si miramos lo que está ocurriendo en el conjunto del estado español las medidas del gobierno andaluz parecerán de lo más audaces: la acción contra los desahucios, el aseguramiento de la nutrición infantil y otras medidas por el estilo son inimaginables en comunidades en las que los procesos de privatización, el cierre de servicios y el recorte de derechos está sacudiendo con más virulencia a la población de lo que pareciera aquí.

Pero casi hay que decirlo con la boca pequeña. Es evidente que la Junta de Andalucía cuenta con un presupuesto que obliga a los recortes, puesto que la capacidad recaudatoria de las autonomías es mínima. La pregunta es: ¿dónde se está metiendo la tijera? Se dice que a no se está recortando en lo esencial, pero en los hospitales andaluces trabaja menos gente que hace cuatro años y se ha prescindido de servicios muy importantes. También se han cerrado o se han recortado servicios para los desempleados -esos que decimos que tanto nos preocupan- como el Andalucía Orienta o las partidas para la formación. Tampoco es del todo cierto que aquí se trate mejor a los inmigrantes sin papeles. Vale, tienen acceso a la Sanidad, pero también muchas dificultades para acceder a las guarderías o a las becas. Y deja mucho que desear la política de menores, que no es que fuera para tirar cohetes, pero es que ahora…

Y para colmo el decreto de “Medidas extraordinarias y urgentes para la lucha contra la exclusión social en Andalucía”: ¿es que no piensan sacar la Ley de Inclusión Social y Renta Básica y pretenden justificarlo con este apaño?

Quiero equivocarme y que al final cumplan con lo que aparece en el pacto de gobierno: que por fin veamos sacar a la luz una ley que el gobierno socialista ha ido escamoteando legislatura tras legislatura y que -dicen- es tan importante para IU.

Porque el decreto apenas está dotado presupuestariamente y porque el decreto olvida a la población que tradicionalmente ha sufrido la exclusión social, que son, precisamente los que peor situación sufren: no se contemplan medidas para las personas sin hogar o los que viven en chabolas.

No vale echar balones fuera. Rajoy puede ser un buen cabeza de turco, las limitaciones del gobernante serán más de las que creemos los “ciudadanos de a pie”, pero me da la sensación de que las cosas se podrían hacer de otra manera y en esto no quiero equivocarme.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario