Del dicho al hecho

La brecha entre lo que se dice y se hace es cada vez más alta. No hay acto político, sea del nivel que sea, da igual una reunión con el delegado o concejal de turno que la entrega de los premios Nobel en el que no vuelen los mensajes de buena voluntad sobre el hambre en el mundo, el acceso a las oportunidades para todos y demás adornos… y si además nos acercamos a estas fechas mejor ni hablamos.

El problema nos lo encontramos cuando, una vez nos ha atendido el líder alfa, éste nos pone en contacto con su segundo de a bordo, y la cosa cambia y empiezan los peros y los imposibles. Que si no hay presupuesto, que si ya lo tengo hablado con los grupos del parlamento, que si no voy a dejar de poner luces de navidad para subir el dinero para cooperación, etc. Ahí ya no se ven las prioridades.

Pero se equivocan nuestros políticos. Acabar con la pobreza no está sólo en la sociedad civil, ni mandando SMS con la palabra “ayuda” con cargo a nuestra ya bastante engordada factura telefónica. También cambiando las leyes y fijando de verdad los Objetivos del Milenio como prioridad. Pequeños y grandes gestos. También alumbrando la mitad y avisando de que la otra media no está alumbrada porque con ese dinero se está manteniendo una escuela en Nicaragua ¿no es eso otra forma de alumbrar que todos entenderíamos y apoyaríamos?

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario