Democracia 2.0

Desde la base y desde ya. Desde hoy reiniciamos el sistema democrático. Reinstalamos: de la Democracia 1.0 pasamos a la Democracia 2.0. No piensen que soy muy ocurrente. La idea la he copiado de la red. Y es que, como se ha estado expresando todos estos días y como se ha expresado en las elecciones celebradas ayer, los ciudadanos necesitamos una regeneración democrática que corrija el rumbo de un sistema que olvidó que la soberanía viene del pueblo.

Estos días nos han servido para recibir muchos avisos de error, no en nuestro sistema informático, sino en nuestro sistema democrático.

Pudiera parecer que todos ellos van dirigidos a los representantes políticos, pero no. El primer aviso de error lo recibió la propia ciudadanía: si queremos una verdadera democracia debemos implicarnos y no desentendernos, no dejar la política en manos de los políticos. Los ciudadanos recogieron el mensaje y se pusieron manos a la obra: los cientos de miles que se han movilizado estos días dan fe de ello. Pero todo puede quedar en fuegos de artificio si de la indignación afectiva no se pasa a la militancia efectiva.

Si queremos, de verdad, una democracia, a partir de hoy el movimiento asociativo debiera experimentar la mayor de los incrementos de afiliaciones conocido en la historia. Si, de verdad, queremos una democracia, debiéramos empezar a preocuparnos por lo que pasa fuera de la puerta de nuestra casa, en nuestra comunidad de vecinos, en nuestro barrio, en nuestra ciudad… y ello debería traducirse en “oleadas” de personas deseosas de implicarse en las asociaciones de vecinos, en las de consumidores, en las de defensa de los Derechos Humanos, en el movimiento ecologista, en el solidario… y también en los sindicatos y en los partidos políticos.

Porque si, como hemos dicho, creemos que unos y otros están corrompidos desde la base, es desde la base desde donde hay que regenerarlos y por eso se necesita de la participación de todos. Solo así se puede lograr que la política y los derechos de los trabajadores deje de ser cosa de los que viven de ello.

Y a ellos va el otro mensaje de error: la ciudadanía ha expresado su hastío, su hartura por una forma de gestionar la res pública y debe ser escuchada por los que a partir de hoy han sido señalados como nuevos regidores. No vale desentenderse, no vale gobernar de espaldas de la voluntad del pueblo y en favor, sólo, de intereses particulares. A partir de ahora tendrán que buscar fórmulas de democracia participativa, tendrán que plantearse la reforma electoral, tendrán que convertirse en garante de lo público, tendrán que romper sus alianzas con las oligarquías y con los banqueros.
Hoy no es el día de la “resaca electoral”. Hoy es el día en que empezamos a construir eso que se ha pedido con tanta fuerza estos días en tantos lugares: ¡Democracia Real Ya!

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario